lunes, 20 de febrero de 2017

Mi Camita - Paradigma de Cuento para Dormir - Apuntes de Psicología / Pedagogía

BREVE ANÁLISIS DEL LIBRO INFANTIL "MI CAMITA": UN EJEMPLO MAYÚSCULO DE CUENTO PARA DORMIR.
  • Nos encontramos ante un relato de calidad excepcional que logra, mediante la personificación de la camita, el humor y la ternura, inducir al infante a dormir en su propio espacio de sueño.

Por Andrea Soria, estudiante de último curso de psicopedagoga y de psicología clínica infantil.

El libro infantil que lleva por título Mi camita, del que leo que lleva algunos meses siendo un libro superventas en Amazon, y cuyos autores son J.S.Pinillos (Javier Sáenz Pinillos, escritor) y J.R.Ruiz (Julen Rodríguez Ruiz, ilustrador), reúne muchísimas virtudes que hacen de él un libro de referencia en lo que se refiere a la gestión del sueño de los niños de edades comprendidas entre los 15 meses y los 4 años, aproximadamente. Tanto con las edades como con el éxito de la empresa siempre hay que considerar un margen de error, dado que -y esto es una obviedad- cada niño es diferente y en ocasiones podría, por ejemplo, no funcionar con un niño de dos años y sí con uno de cinco, pero considero que el receptor ideal se encontraría en ese rango de edades.

¿Por qué el libro infantil Mi camita es tan singular y tan adecuado para el momento de ir a dormir?

Porque concentra en sus páginas una gran cantidad de requisitos que hacen que sea una maravillosa herramienta para ese momento tan importante. Intentaré enumerarlas.

1.    La sencillez –casi minimalista- de la historia que se plantea es asequible para niños muy pequeños -a la vez que la originalidad de la propuesta hace que siga siendo interesante para niños más mayores-.  De hecho, apenas hay historia, sino que aparecen una serie de situaciones cotidianas que los niños conocen perfectamente porque las han vivido. Tanto en las escenas de la primera parte del libro, la niña jugando, la niña contando un secreto, la niña saltando, la niña escondiéndose; como en otras escenas posteriores. Pero ahora resulta que esas situaciones tan cotidianas se convierten en mágicas puesto que se dan en una relación de una niña con su cama. Esto, a los ojos del niño, consigue que la figura de su cama, que en muchas ocasiones es un objeto indeseable donde le quieren obligar a dormir, se convierta en amigable y cercana.

Para comprender la hondura de este libro, fijémonos en algo aparentemente tan nimio como puede ser la escena en la que la niña le cuenta sus secretos a su camita y su camita siempre se los guarda. Pues bien, en esta página se establece un nexo o marco de confianza total, pues incluso para un niño pequeño tener alguien en quien confiar y a quien contarle sus mayores secretos es fundamental. Y que en este libro se proponga a los niños pequeños que su confidente sea su camita, es simplemente una idea genial si pensamos en el éxito de los objetivos que persigue el libro..

  • También es clave reseñar que -necesariamente- el personaje heróico del cuento es la camita, que sistemáticamente defiende a la niña de  los malos sueños y que la cuida en las adversidades. Este quizás sea el mayor acierto de la narración, ya que consigue convertir a la camita en la figura protectora sustitutiva del lecho materno, y de esta manera el niño inseguro puede llegar a confíar en su espacio de sueño y animarse a dormir en él.

2.    El libro va del día a la noche. Al principio es de día, pero después ya aparecen mamá y papá contando cuentos a la niña en su propia camita. Este es un momento importante porque sirve de nexo necesario entre la vida cotidiana y el mundo de los sueños. La presencia de los dos padres contando cuentos -alternándose cada noche ambos, siempre que sea posible, o con sólo uno de ellos si el otro no está disponible- ayuda al niño a saber que están a su lado en el siempre complicado tránsito del día hacia la noche. En el libro, los progenitores contando cuentos infantiles -cuentos alegres y tristes-, aportan una gran dosis de humor y ayudan al niño a reconocer que no todos los cuentos tienen un final alegre o un final feliz, pero que todos ellos tienen un sentido.

3.    Posteriormente la niña protagonista se queda sola en su camita, y es ayudada por la camita a dormirse, existiendo varias escenas que trasladan una gran seguridad al niño lector:

      (A)- La camita arropa a la niña: arropar es una forma de protección.  
      (B)- La camita quiere dormir con la luz apagada para poder ver los sueños de la niña, como en un cine. Lo cual es un escenario interesante e innovador -al menos para mí-, y una manera de animar a los niños para que apaguen la luz.  
      (C)- Ligándola con la anterior, la escena en que la camita se come los malos recuerdos de la niña es simplemente una escena antológica -como estudiante de pedagogía, de las mejores que he visto en un libro infantil-, dado que mediante la misma los niños aprenden que los malos recuerdos se pueden y se deben borrar para ser felices.  
      (D)- La cuarta escena -en lo que se refiere al total control de la situación del momento de dormir por parte de la camita-, sería esa en la que la cama se enfrenta a un monstruito y le vence. Una escena sin duda necesaria que también ayudará al niño a saber que en su camita no debe temer a los miedos/ malos sueños nocturnos.

4.    En la estructura del libro, la siguiente parte sería la de los sueños puros. Varias páginas dedicadas a mostrar sueños maravillosos, donde todo es mágico y perfecto. Páginas que reforzarán la imaginación de nuestro hijo gracias a la introducción de elementos exóticos como la selva, el desierto o el espacio exterior.

5.    La noche concluye -o, más bien, el día comienza- con una escena muy cómica donde la niña aparece despertándose bocarriba y bocabajo, que siempre consigue sacar una carcajada de los niños. Es la manera de decirles que la noche se ha terminado y que todo ha ido perfecto.

6.    Aquí el libro enfila su parte final con dos escenas dobles donde se explica a los niños dos situaciones tratadas con gran ternura y comicidad:
      (A) - La primera de ellas es cuando la niña explica que una vez se fue a dormir a la casa de sus abuelitos y cómo al regresar se encontró a su camita llorando -porque no quería pasar la noche sola-. Pero el libro nos aporta la solución, pues si la niña va a ir a dormir fuera de casa le debe dejar sus libros favoritos a su camita para que lea toda la noche y no la eche de menos.  ¡Genial para que los niños entiendan que con la lectura sí se encuentran soluciones y se resuelven los problemas y reforzar así el hábito de la lectura en los niños!
      (B) – Otra situación cotidiana tratada en el libro es cuando un niño se pone enfermo. En esta ocasión la niña se enferma y la camita ayudará a cuidarla. Es otro punto que contribuye a reforzar la idea de que nuestra camita nos cuida. Y después, cuando se recupera, lo celebran bailando.
      (C) - Vuelve de nuevo el tono nocturno pues el libro concluye con una preciosa escena donde se nos explica que a veces la camita y la niña miran las estrellas. Y, algo que es enormemente interesante, en la última página ilustrada aparecen las dos caminando juntas y felices en un escenario donde no hay nada, está descontextualizado, y eso es algo que deja la historia abierta en la imaginación del niño, pues las protagonistas del relato caminan juntas claramente hacia la felicidad.
  • Para un niño, el hecho de acostarse solo es un gran paso. Supone la desvinculación del lecho materno para sentirse más seguro de sí mismo. El libro Mi camita ayuda a dar este paso, por lo que fomenta enormemente la autonomía. Es verdad que se hace mediante un engaño o subterfugio, cambiando la cama (la figura) de los padres por una cama ideal y protectora. Pero, en muchas ocasiones, cuando el niño se sienta bien en su cama ya no se planteará volver cada noche a la cama materna.
  • El libro Mi camita fomenta la imaginación infantil, tal y como ya he explicado en el breve análisis anterior.
  • El libro Mi camita muestra los enormes beneficios de la lectura como pocos libros la han mostrado antes al lector de edades tempranas. Pues se plantean varias situaciones donde la lectura es la solución completa, total y satisfactoria de las mismas.

En definitiva, nos encontramos ante un cuento que es una herramienta enormemente útil para que los niños pequeños asimilen el hecho de que dormir solos no es un castigo, sino que puede y debe ser un placer: un momento de la vida necesario e importante hacia una mayor independencia y seguridad en sí mismos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Contraportada y portada del libro:

lunes, 3 de octubre de 2016

Niños dormir sin padres - dormir en su habitación propia

¿Por qué los niños tienen que dormir en su propia habitación?

Es algo que discuten algunos profesionales y, de hecho, en bebés y niños muy pequeños, dependiendo de la circunstancia, podría ser aconsejable que los niños durmieran con sus padres.

Pero, en seguida, se presentan las preguntas:
¿Hasta cuándo? y, especialmente, ¿cómo dejar de hacerlo cuando se considera que ya es el momento de que el niño duerma solo?

La respuesta adecuada sería: cuanto antes, dado que cuanto antes un niño duerma solo mayores serán los beneficios para él y para su familia. Para el niño, porque se sentirá más confortado, más seguro de sí mismo, y, a la larga, esa seguridad beneficiará a su vida. Y, para los padres, por razones, obvias, dado que un niño en el cuarto muchas veces imposibilita descansar adecuadamente y mantener relaciones conyugales.

Lo mejor que podemos hacer es que el niño duerma siempre solo. Incluso desde bebé, si se acostumbra a hacerlo, ya no tendremos ese problema. Pero los padres también tenemos que poner mucho de nuestra parte. Lo ideal es que le contemos cuentos, dado que se trata de una actividad que traslada al niño desde el mundo tangible al mundo de los sueños. Los cuentos infantiles se parecen a los sueños de un niño y suelen ser el tránsito perfecto entre esta realidad y la irrealidad que habitamos cuando descansamos.

Existe un cuento ideal para contarlo a los niños en ese momento de ir a dormir. Porque es un libro que identifica el espacio donde va a descansar cualquier niño, su cama, con un espacio maravilloso. Se trata de un libro que está muy logrado y que consigue plenamente sus objetivos. Me estoy refiriendo a MI CAMITA, un álbum infantil ilustrado, obra de J.S.Pinillos (Javier Sáenz Pinillos) y que contiene unas maravillosas ilustraciones de Julen Rodríguez Ruiz.

Merece mucho la pena porque es un libro que apasiona a los niños pequeños.

Se puede conseguir comprarlo entrando en Amazon a través de este enlace:

LIBRO INFANTIL MI CAMITA:
https://www.amazon.es/Mi-Camita-J-S-Pinillos/dp/1537638335/
Mi Camita - contraportada

Cuento para que los niños duerman solos en su cuarto

De todas las estrategias posibles para lograr que un niño se duerma solo en su propio cuerto, la mejor de todas es el recurso a la literatura infantil.

Los niños desde siempre se ha dormido sin temor cuando su padre o su madre les han contado cuentos al acostarlos.

Existe un cuento que ha sido ideado exclusivamente para tal fin, para ser leído en ese momento de ir a dormir. Se trata del libro "MI CAMITA" de J.S.Pinillos y Julen Rodríguez Ruiz. Un libro amable, divertido, innovador, sorprendente, donde una niña y su camita mantienen una relación de enorme complicidad que fascina a los más pequeños y que consigue que se duerman muy a gusto en su propia camita, identificando su espacio de sueño con en que aparece en el libro.

Un libro maravilloso y que merece infinitamente la pena.

Se puede adquirir entrando en Amazon, haciendo clic aquí:
https://www.amazon.es/Mi-Camita-J-S-Pinillos/dp/1537638335/
https://www.amazon.es/Mi-Camita-J-S-Pinillos/dp/1537638335/

domingo, 2 de octubre de 2016

Dormir Niños Solos - Sin Padres - Libro Infantil

MI CAMITA,
Un libro de JAVIER SÁENZ PINILLOS (J.S.PINILLOS: autor, escritor) y de JULEN RODRÍGUEZ RUIZ (J.R.RUIZ: ilustrador, diseñador, dibujante).

Orientado a quitar el miedo de los niños, aparece un libro infantil con una historia de una excepcional calidad que conecta con los más pequeños, a fin de que estimen su espacio de sueño y lo consideren como algo propio e importante en sus vidas.

Este libro se titula Mi Camita, y está orientado a que los pequeños reflexionen sobre el hecho de lo maravilloso que puede ser dormir solos.

La propia camita como un espacio mágico donde ser independientes y felices.

Con unas ilustraciones absolutamente increíbles de Julen Rodríguez. Un cuento destinado a convertirse en un clásico.

Se puede comprar entrando aquí:

MI CAMITA, LIBRO PARA DORMIR FELIZ

MI CAMITA - DORMIR SOLO

martes, 10 de mayo de 2016

Eine Gute Nacht Geschichte

Versión en alemán de ¿Dónde estás oscuridad?

Hemos publicado la edición en lengua alemana del cuento sobre la oscuridad:

Eine Gute Nacht Geschichte
Dunkelheit, wo bist du?


Clic aquí:
Eine Gute Nacht Geschichte
Ya disponible para todos los niños cuya lengua materna sea el alemán. 

lunes, 18 de abril de 2016

¿Cómo un niño puede superar o vencer su miedo infantil a la noche?

Por sí mismo muchas veces es complicado -casi imposible- que un niño se enfrente a sus miedos.

Debemos tener en cuenta que la infancia es precisamente una etapa de la vida en la que necesitamos de especial protección porque carecemos de los recursos suficientes o necesarios para confrontarnos con los problemas que van surgiendo, y los miedos irracionales son uno de los mayores obstáculos que deben superar los niños.

De hecho, si estos miedos no son bien tratados durante la etapa infantil, las consecuencias suelen ser que perduran cuando el niño se hace adulto.

Existen muchos miedos que sufren los niños. Que además están muy condicionados por cómo sean sus relaciones sociales y cómo les vaya en la escuela, tanto en un sentido académico como humano.

Ya que un niño que tiene éxito escolar y social, un niño que tiene amigos, no percibe los problemas ni los miedos de igual manera que un niño que suspende las materias y que no tiene amigos.

Un niño que es querido por su familia y por sus padres no percibe el mundo de igual manera que uno que vive en una familia desestructurada, o que es rechazado por su propia familia.

Las inseguridades, en el caso de que un niño se encuentre con situaciones graves de rechazo, son mucho mayores, y esto afecta a los pequeños especialmente en su interior, especialmente sienten que tienen menos recursos par enfrentarse a sus miedos.Incluso cuando estos niños aparenten más fortaleza o agresividad, siempre sufren de más inseguridades que los niños no agresivos.

MIEDO A LA NOCHE
En todo caso, uno de los problemas más angustiosos para un niño es el conflicto que se presenta cada noche, la confrontación con la soledad y la idea de la oscuridad. Algunos padres, creyendo que eso fortalece a los niños, obligan a sus hijos a dormir solos y muchos de estos niños sufren episodios de terror y de pánico en soledad que pueden ser contraproducentes, ya que pueden desanimar y amargar al pequeño, haciéndole sentir que no tiene ningún apoyo en el momento en que más lo necesita.

Una de las mejores soluciones para vencer o llegar a superar este miedo a la noche (o a la oscuridad), es acompañar al pequeño mientras se duerme. Pero mucho mejor todavía es si le contamos cuentos que le ayuden a pensar, a reflexionar, a asimilar o a confrontarse con aquello que teme, pero muchas veces desde el humor o desde la belleza o interés de unas ilustraciones creadas con esa finalidad.

En el mercado hay a disposición de la gente muchos libros infantiles ilustrados estupendos, creados con este fin y realmente logran que los niños desdramaticen aquello a lo que temen.
Contemos cuentos a nuestro niños. Ayudémosles! 

domingo, 17 de abril de 2016

Cuento para que los niños duerman solos

¿Por qué los niños pequeños no quieren dormir solos?
La respuesta a esta pregunta es bastante obvia y bastante simple: porque tienen miedo. Y más concretamente, miedo a lo oscuro, a la noche, a la oscuridad.

Las soluciones no suelen ser muy sencillas. Habitualmente es un tipo de temor que desaparece con los años. Pero claro, a veces hay que esperar hasta que el niño tiene 9 ó 10 años, y hasta esa edad continúa insistiendo en que quiere dormir con sus padres, lo cual es un gravísimo problema, tanto para los padres como para el niño, que no quiere afrontar nunca, ni en ningún caso, sus temores.
  • Una solución puede ser acompañar al niño hasta que se duerma. Esta solución no es mala, pero de todas formas lo que sucede en muchas ocasiones es que cuando se despierta por la noche vuelve a insistir en que quiere dormir con sus padres. En muchas ocasiones se presenta en la habitación de sus papás diciendo que tiene miedo.
  • Otra solución, compatible con la anterior, pasa por explicarle al niño, pero de una manera que le llegue al inconsciente, que ni la noche ni la oscuridad tienen nada de malo. Esto normalmente no lo podemos hacer nosotros mismos, sino que debemos recurrir a libros de cuentos infantiles ilustrados escritos con ese propósito.
Existen un buen número de libros para vencer o superar el miedo a la noche y lograr, poco a poco, pues no existe solución milagrosa, que los niños duerman solos. Pero con insistencia y tesón seguro que lograremos resultados y que finalmente nuestro niño no tendrá tanto miedo de dormir solo.